El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
  Cultura
 

Patrimonio lingüístico, musical  y literario

Tras su independencia, Argelia tenía un rico mosaico lingüístico, representado por varias lenguas, que constituyó un patrimonio cultural inmaterial inestimable. El árabe dialectal “Dardja” es la lengua vehicular a nivel nacional, que cohabita con el “Tamazight”, hablado por la población de origen bereber. El árabe clásico, lengua del islam, sigue siendo la cepa lingüística más difundida y compartida por los argelinos.

Caligrafía argelina.


Asimismo, el francés se impuso como lengua oficial del poder colonial francés desde el año 1830, en particular, en la escuela. La lengua española se habló en la región de Orán (oeste del país), debido a la ocupación española de esta parte del territorio argelino.

Variada, rica, auténtica y moderna, esas son las características de la música argelina. Cada una de las regiones del país tiene su propio género musical; de este a oeste y de norte a sur, Argelia posee un rico repertorio musical:

Orquesta feminina de música tradicional del género "hawzi".
  • La música árabe andalusí, considerada como la música clásica argelina, se basa en el sistema de las “nubas”. Está presente en Argelia a través de importantes escuelas: el “gharnati” de Tlemcen (Cheikh Larbi Bensari, El Hadj Ghaffour), la “sa’naa” de Argel (Mahieddine Bachtarzi, Dahmane Benachour, Fadila Dziria, Abdelkrim Dali), y el “maluf de Constantina (El Hadj Mohamed El Fergani, Hamdi Bennani, Hassan El Annabi).
  • La música chaabi, surgida de la música árabe andalusí, nació en los barrios populares de Argel durante la primera mitad del siglo XX. Se interpreta en su lengua popular, dialecto de la capital; de ahí viene su nombre, pues “chaabi” significa “popular” en árabe. El maestro del género es El-Hadj M'hamed El Anka. Entre otras figuras que también interpretan chaabi, se hallan Boudjemaa El Ankis, El-Hachemi Guerouabi, Dahmane El Harrachi, Slimane Azem, Abdelkader Chaou, Amar Laachab, Amar Zahi y Abderrahmane Koubi.
Fadila Dziria. El-Hadj M'Hamed El Anka. Dahmane El Harrachi.
El-Hachemi Guerouabi. Warda Al-Jazairia. Idir.
Beihdja Rahal. Khaled. Cheb Mami.
  • La música kabil, con sus características propias y su poesía, incluye a intérpretes como Cherif Kheddam, Cheikh El Hasnaoui, Idir, Lounis Ait Menguellet.
  • La música chaoui es un estilo musical tradicional de la región del Aurès, que se expresa a veces en árabe, otras en chaoui. A título indicativo, pueden citarse artistas como Katchou, Hamid Belbeche, Aissa Jarmouni, Ali El Khencheli, Hadj Bouregaa,  Djenia Khaled, Teldja, Zoulikha, Nasredine Hora, Massinissa.
  • La música saharaui era inicialmente una música beduina basada en el bendir y el “jawaq” (la flauta). Entre sus intérpretes cabe citar a Ahmed Khelifi y Abdelhamid Ababsa.
  • La música oranesa y el “raï”: la música oranesa se caracteriza por la combinación armoniosa entre el género bedoui tradicional y moderno. Sus principales maestros son Ahmed Wahbi (cantautor) y Blaoui Houari. Cheb Khaled y Cheb Mami son también dos artistas que han dado fama mundial a esta música.
  • La música gnawa es una música ancestral procedente del África subsahariana. La canta un “maalem” (maestro) sobre une base de guembri, tbel y qarqabus. Sus intérpretes más conocidos son Othmane Bali y hasna El Becharia.

Grandes nombres han marcado la historia de la literatura argelina y universal, en lengua árabe y en francés. La literatura del país bajo el colonialismo francés, centrada en la afirmación de la identidad argelina y la concientización sobre la causa argelina, describió la realidad sociocultural de la época. Se cita como ejemplos a Mohammed Dib (La casa grande, 1952), Mouloud Feraoun (El hijo del pobre, 1950), Jean Amrouche (El eterno profeta, 1946), Kateb Yacine (Nedjma, 1956), Malek Haddad (Te ofreceré una gacela, 1959), y Frantz Fanon (Los condenados de la tierra, 1961).

De la Asociación de Ulemas Musulmanes, pueden citarse las obras producidas en lengua árabe o en poesía por el jeque Ben Badis (que presentó sus ideas reformistas en la publicación mensual Al-Chihab), Bachir Ibrahimi (miembro fundador de la Asociación de Ulemas), Ahmed Reda Huhu (autor de varios ensayos sobre las literaturas árabe y francesa, y de novelas cortas, renovando, de esa forma, el género narrativo árabe) y Mufdi Zakaria (autor, principalmente, de cantos patrióticos argelinos).

Mufdi Zakaria (1908-1977). Ahmed Reda Huhu (1911-1956). Mouloud Feraoun (1913-1962).
Mouloud Mammeri (1917-1989). Mohammed Dib (1920-2003). Abdelhamid Benhedouga (1925-1996).
Malek Haddad (1927-1978). Tahar Ouettar (1936-2010). Assia Djebar (1936-2015).
Malek Alloula (1937-2015). Leïla Sebbar (1941- ). Rachid Boudjedra (1941- ).
Wassini Laaredj (1954- ). Yasmina Khadra (1955- ). Ahlam Mosteghanemi (1953- ).

El día después de la consecución de la independencia, la literatura argelina, además de la generación de los años de la revolución, vivió el surgimiento de una generación de escritores que abordó la cuestión de los cambios en la sociedad del país. Podemos destacar a Abdelhamid Benhedouga (Viento del sur, 1971), Tahar Yaut (El as, 1974) y Rachid Boudjedra (El repudio, 1981).

Wassini Laaredj (Beit el andalous, 2009), Ahlam Mosteghanemi (Memoria de la carne, 1993), Yasmina Khadra (Lo que el día debe a la noche, 2008), Malika Mokeddem (La prohibida, 2005), entre otros, son los autores que marcan la actualidad literaria argelina.

Fuente: Embajada de Argelia en Madrid.