El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
  Cultura
 

Artes plásticas


La riqueza natural y cultural de Argelia ha servido de inspiración a numerosos artistas que han inmortalizado con sus lápices o pinceles los distintos paisajes argelinos. Mohamed Racim, Baya, Mohamed Renam y Mohamed Temmam, entre otros, han ofrecido al país una generación de pintores de prestigio internacional, en una dinámica de combinación entre esencia y arte, siguiendo caminos pictóricos tradicionales y modernos.

La pintura argelina se desarrolla a partir del siglo XX, paralelamente al movimiento nacionalista. Las artes plásticas nacen de una doble herencia: la herencia colonial que tuvo un impacto innegable sobre la pintura y la herencia cultural argelina nacida de la voluntad de los artistas deseosos de desarrollar un arte argelino ligado a las tradiciones culturales propias de Argelia. Desde estos primeros intentos, la pintura evolucionó mucho con esta idea de doble herencia que marcó con sus huellas el período post-independencia.  

Fue así como en los años sesenta, un buen número de artistas jóvenes, que se desplazaron a París, tales como Benanteur, Issiakhem, Guermez, Khadda, Aksouh y otros introdujeron nuevos conceptos como la abstracción y se interesaron por el uso del signo como acto de salvaguardia del lugar con su cultura de origen. Gracias a estos artistas fue restituyéndose el lugar con la memoria a través de la caligrafía o la simbología berebere.

El jinete. Mohamed Racim. El hombre de azul. Mohamed Temmam. Joven mujer con su mandolina. Baya.
Puesta del sol. Abdallah Benanteur. El Sur. M'hamed Issiakhem.
Solsticio de invierno. Mohamed Khadda.

La década de los años setenta ve el surgimiento de nuevas caras como Akmoum, Zoubir-Hellal, Mesli, Chegrane,… que siguen el mismo camino que los mayores, utilizando también símbolos.

Los años ochenta y noventa ven cómo nace una nueva forma de pintura que echa mano del neo-fauvismo y del neo-expresionismo. Esta experiencia es el reflejo de la intranquilidad y la angustia que sienten los argelinos como consecuencia del terrorismo que reinaba en el país durante este período. Destacan los artistas S. Djeffal, A.A. Mameri, Belhachmi, Aït Harra, Sergona, etc. Paralelamente a este movimiento, otros artistas adoptaron un estilo introspectivo y meditativo donde resaltan formas más figurativas. Pertenecen a esta movida de artistas como Bourdine, Louaïl, Oulhaci, Ali Khodja. Sus obras se caracterizan por un estilo donde sobresale una visión subjetiva y no realista.

Otra corriente llamada tradicionalista, ocupa la escena de las artes plásticas al lado de las demás corrientes citadas anteriormente; sus representantes son Bencheikh, Sahouli, Sahraoui, Krim. Sus obras están formadas por paisajes locales, escenas de guerra, miniaturas y retratos.     

Fuente: Embajada de Argelia en Madrid.